Diario HOY

Hábitos saludables que te ayudarán a aliviar las digestiones pesadas

Hábitos saludables que te ayudarán a aliviar las digestiones pesadas

 

Los procesos digestivos son aquellos que se encargan de absorber los nutrientes provenientes de los alimentos y, al mismo tiempo, remover los desechos que el organismo no necesita.
Ocurre tanto en los organismos pluricelulares como en los unicelulares y, para llevarse a cabo, se activa la producción de varios tipos de enzimas.
Sin embargo, en ocasiones, se presentan algunas dificultades en su funcionamiento, ya sea por un problema a nivel estomacal o alteraciones en el intestino.
Como consecuencia, se genera un desequilibrio en los mecanismos inflamatorios que, sumados a las toxinas, conducen al desarrollo de varios trastornos digestivos que pueden interferir en la calidad de vida.
Además, dado que afectan de forma directa las labores del metabolismo, su falta de control puede influir en la aparición de la diabetes y la obesidad.
Por esta razón es importante prestarle atención a las digestiones pesadas, y procurar adoptar medidas para prevenirlas y aliviarlas sin necesidad de fármacos.
1. Mastica bien los alimentos: Una de las formas más eficaces para combatir las digestiones pesadas es dedicar, como mínimo, 20 o 30 minutos a cada comida principal.
Masticar bien los alimentos y comer en un ambiente tranquilo contribuye a reducir la sensación de pesadez ocasionada por las dificultades digestivas.
Aunque muchos suelen ignorarlo, comer trozos demasiado grandes es uno de los factores que retrasan los procesos de digestión.
Por lo tanto, comer despacio, masticando bien cada bocado, reduce el riesgo de padecer gases, inflamación abdominal y acidez.
2. Evita el uso de condimentos: Las personas que sufren de digestiones lentas de forma regular deberían considerar eliminar algunos condimentos de sus planes de alimentación.
Si bien algunos tienen propiedades saludables, en estos casos resultan un poco irritantes para el estómago y el intestino.
La mostaza, las salsas picantes y los aderezos ricos en sodio suelen irritar la mucosa gástrica, aumentando la inflamación y el reflujo ácido.
3. Incrementa el consumo de fibra: Los alimentos ricos en fibra son una de las mejores opciones alimentarias para regular el trabajo de todo el sistema digestivo.
Este nutriente se une con los líquidos para facilitar la eliminación de los desechos retenidos en el colon y, de hecho, impide la acumulación de colesterol.
A su vez, promueve el movimiento intestinal para controlar la inflamación y reducir los episodios de estreñimiento.
No obstante, su consumo diario no debe ser excesivo porque puede provocar flatulencias, dolor y diarrea.
4. Modera las porciones: Comer en cantidades excesivas no solo conduce a un aumento notable de peso sino que, además, incrementa los episodios de dispepsia y digestiones lentas.
Las porciones demasiado grandes resultan muy irritantes para el estómago y, dado que debe multiplicar sus esfuerzos para digerirlas, aumenta el dolor, la inflamación y la acumulación de gases.
Es necesario aprender a comer porciones pequeñas, divididas para 4 o 5 comidas al día.
5. Suprime el consumo de cigarrillo y alcohol: En caso de tener alguno de estos vicios, es necesario hacer todo lo posible para suprimirlos, no solo por los riesgos que acarrean a largo plazo, sino porque son una de las causas principales de las molestias gastrointestinales.
Ambos contienen sustancias tóxicas que, tras ser absorbidas, irritan la mucosa del sistema digestivo, y aumentan los niveles de inflamación.
6. Reduce el consumo de fritos: Las frituras y los alimentos con altos contenidos de grasas saturadas son los enemigos número uno de las personas con tendencia a padecer problemas digestivos.
La acumulación de esta sustancia altera las funciones metabólicas e interfiere en el trabajo de los intestinos para llevar a cabo la digestión.
Además, suelen causar inflamación e irritación de la mucosa gástrica, aumentando las dispepsias y el dolor.
7. Limita el consumo de café: Aunque el café es una bebida con muchos beneficios para el organismo, en casos de digestiones lentas lo más conveniente es limitar su consumo.
Tomarlo en cantidades excesivas incrementa la secreción de jugos ácidos y, como consecuencia, aumenta la sensación de ardor y el dolor.
8. Evita las siestas después de comer: Tomar siestas después de comer es uno de los hábitos que generan dificultades a nivel digestivo.
Esta acción facilita el paso de los jugos ácidos hacia el esófago, ocasionando reflujo ácido y sensación de pesadez.
¿Sufres de digestiones pesadas? Sigue todas las recomendaciones citadas y comprueba que son claves para reducir su recurrencia y acelerar su recuperación.